Con la entrada de hoy queremos rescatar uno de los proyectos más interesantes de la pareja francesa. Se trata de un edificio que, como es ya habitual en su arquitectura, hace de la necesidad virtud y que con casi nada es capaz de lograr casi todo. Os animáis a echarle un vistazo.

 

 

El proyecto que hoy os presentamos data del año 2001 pero, debido a la austeridad y precisión de la intervención, creemos que está de absoluta actualidad traerlo a primer plano.

En realidad, se trata de una intervención en un edificio construido por los arquitectos Dondel, Aubert, Virad y Dastugue para la Exposición Internacional de 1937: el Palais de Tokio.

 

 

Según palabras de los autores el «La visita al edificio nos permitió descubrir espacios sorprendentes que las demoliciones previas habían dejado al descubierto. La estructura de hormigón de 1937, muy esbelta, ahora desnuda y en bruto, tenía un aspecto industrial y moderno. Detrás de las fachadas monumentales, el interior del edificio ofrecía un magnífico espacio industrial: las volumetrías eran impresionantes y la luz natural, omnipresente, generosa, era introducida sabiamente por lucernarios cenitales y grandes aberturas en las fachadas. Ateniéndonos a la limitación del presupuesto y refiriéndonos al término ‘instalación’, planteamos una respuesta muy simple y ‘ligera’. Se trataba de utilizar lo existente, de no transformarlo, de sacar el máximo partido de las cualidades físicas y estéticas del edificio» 1

 

 

Así que, con estás ideas radicales, y que ahondan en los principios de la verdadera sostenibilidad, el proyecto responde a la perfección a la actividad que da sustento.

 

 

Como se ve en las imágenes, el espacio interior resulta confortable, muy luminoso y se convierte en un perfecto lugar de encuentro y disfrute de las obras de arte, consiguiendo acercar la creación contemporánea a un  público generalista.

 

 

Destaca, siguiendo la estrategia general del planteamiento, la reducción radical de todo tipo de acabados, haciendo del espacio continuo y el sencillo manejo de la luz, los protagonistas del proyecto.

 

 

En fin, un proyecto del que aprender mucho y que conviene tener a mano a la hora de hablar de eficiencia y eficacia arquitectónica.

 

 

1. 2G Books. Lacaton & Vassal, p. 100

 

Más información:

Vídeo de un minutito, aquí.

 

Para contactar con ASA:

Web de ASA

Facebook de ASA

Twitter de ASA

Correo de ASA: [email protected]

 

* Este artículo ha sido escrito con carácter divulgativo y sin ningún tipo de ánimo de lucro. Así que si te apetece compartirlo en cualquier otro medio, estaremos encantados de que lo hagas siempre y cuando cites el lugar donde lo has encontrado.

 

* ASA, Asociación Sostenibilidad y Arquitectura es una asociación de arquitectos y urbanistas que integra los trabajos que se llevan a cabo sobre sostenibilidad, medio ambiente, biodiversidad y cambio climático, para potenciar su aplicación, difusión, investigación y colaboración.

 

* Los editores de esta publicación digital no nos hacemos cargo de de los comentarios y  conceptos vertidos en los textos firmados por otras personas, siendo éstos de responsabilidad exclusiva de sus autores.

* Tu comentario pudiera ser moderado, por lo tanto, antes de aparecer en la entrada, los editores de esta publicación digital nos reservamos el derecho tanto de editarlo (si fuera necesario, para hacerlo más legible) como de eliminarlo en el caso de que se usen expresiones incorrectas (descalificaciones, palabras malsonantes…). A su vez, si quieres comentar desde el anonimato puedes hacerlo, aunque, nosotros personalmente, agradecemos que [email protected] nos podamos identificar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies