Independientemente de la regulación que el gobierno haga del sector, nosotros los consumidores podemos tener un gran poder para cambiar las reglas. Y es que por el simple hecho de contratar y consumir electricidad de fuentes renovables, podremos exigir al mercado que la produzca, en detrimento de las energías más contaminantes. Tu decisión fomentará los proyectos de energías renovables a nivel nacional, y también a nivel local.

>>>> Seguir leyendo

Desde EcoInventos