Hace unos días, contábamos que la Comisión Europea está en las primeras fases de estudio para el desarrollo de un libro o diario digital del edificio. El informe al que nos referíamos, hacía referencia al estudio de las iniciativas existentes en los países de la Unión Europea, Estados Unidos, Suiza, además de los desarrollos de seis proyectos del programa Horizonte 2020 (H2020), que habían trabajado en este sentido.

De forma previa, la Comisión Europea realizó una encuesta a especialistas y grupos de interés, para llegar a una definición sobre qué es un Libro Digital del Edificio.

Definición Libro Digital del Edificio

El proceso para llegar a la definición común del “Libro Digital del Edificio”, viene explicado en el informe , cuyo enlace os dejamos al final. Tras las consultas y discusión, la definición propuesta, es:

Un libro digital de registro del edificio, es un depósito común para todos los datos de construcción relevantes. Eso facilita la transparencia, la confianza, la toma de decisiones informada y el intercambio de información dentro del sector de la construcción, entre los propietarios y ocupantes de edificios, instituciones y autoridades públicas.

Un libro digital de registro del edificio, es una herramienta dinámica que permite una variedad de datos, información y documentos a registrar, acceder, enriquecer y organizar bajo diferentes categorías. Representa un registro de los principales eventos y cambios en la vida de un edificio, ciclo de vida, como cambio de propiedad, tenencia o uso, mantenimiento, renovación, así como otras intervenciones. Como tal, puede incluir documentos administrativos, planos, descripción del terreno, del edificio y sus alrededores, sistemas técnicos, trazabilidad y características de los materiales de construcción. Los datos de rendimiento, tales como uso operativo de energía, calidad del ambiente interior, construcción inteligente y emisiones en el ciclo de vida, y enlaces o información sobre las calificaciones y certificados de construcción. Como resultado, también permite la circularidad en el entorno construido.

Algunos tipos de datos almacenados en el libro de registro tienen una naturaleza más estática, mientras que otros, como los datos provenientes de medidores inteligentes y dispositivos inteligentes, son dinámicos y deben actualizarse de forma automática y periódica. Un libro digital de registro del edificio, es un instrumento que da control a los usuarios de sus datos y el acceso de terceros, respetando el derecho fundamental a la protección de datos personales. Los datos pueden almacenarse dentro del libro de registro y/o alojado en una ubicación diferente a la que el libro de registro actúe como una puerta de entrada.

Esta definición no se considera cerrada, proponiendo su debate, según vaya avanzando el trabajo de las partes interesadas.

Contenido del Libro Digital del Edificio

El informe hace una propuesta inicial del tipo de contenido que debe recoger el Libro Digital del Edificio y cómo debe ser su operativa:

  • Enfoque del ciclo de vida y usuarios de un libro de registro de edificios digital.
    • Las fases de diseño, planificación y construcción
    • Fases de venta/alquiler, procesos llevados a cabo por la propiedad en su gestión y administración (mantenimientos, cambios de uso, cambio de propiedad, etc.)
    • Los datos de la fase de reutilización o demolición
  • Sincronización y comparación de datos, usando protocolos comunes o interoperables, para para permitir la coherencia e intercambio de información. En este apartado hace referencia específica a la oportunidad de vincularlo con otros marcos de referencia de la UE, como LEVELs, INSPIRE (Infraestructura), Observatorio del estocaje de vivienda de la UE, y del Instituto Europeo de Normas de Telecomunicaciones (ETSI)
  • Una definición común de tipologías edificatorias, evitando diferencias dentro de la UE para facilitar los datos comparativos
  • Tipo de información almacenada
    • Estática. información con poco o ningún cambio. Dirección del edificio, datos de su construcción del edificio, revisiones o rehabilitaciones pasadas (por ejemplo, identificación de propiedad, planos de construcción y licencias, certificados de eficiencia energética, consumo anual de agua y energía, obras ejecutadas y reparaciones, equipos instalados, etc.), son algunos ejemplos de este tipo de información.
    • Dinámica. Es la información que se actualiza automática y periódicamente, lo que significa que cambia con el tiempo a medida que se disponga de nueva información. Por ejemplo, monitoreo de consumo de recursos y generación de energía renovable.
  • Campos de información propuestos. Lo campos propuestos que debe contener, son los siguientes

En todo este proceso, la privacidad y seguridad de los datos, se considera uno de los ejes que debe asegurar el Libro Digital del Edificio.

Como se puede observar, en todo este proceso, la tecnología BIM y el denominado “gemelo digital” del edificio, juegan un papel muy importante en la propuesta europea de Libro Digital del Edificio.

Resumen, las características que debe reunir el Libro Digital del Edificio

Como resumen, las características que identifica el informe que debe reunir el Libro Digital del Edificio son:

  1. Interfaz digital
  2. Interoperabilidad,
  3. Sincronización/comparación de datos
  4. Almacenamiento de datos e información
  5. Interacción y visualización fáciles de usa

Podéis consultar el informe y todos los detalles de cómo se ha llegado a esta primera definición del Libro o Diario Digital del Edificio, en el siguiente enlace: