CTE-HS: MEJORA, CORRECCIÓN, CRÍTICA O APOYO

MESAS DE TRABAJO ASA SOBRE EL DOCUMENTO BÁSICO HS SALUBRIDAD

Coordinación: Teresa Batlle Pagés, arquitecto. Vicepresidenta de ASA
Colaboradores en la coordinación y síntesis de las mesas: Juan Carlos Carmona, arquitecto, vocal de la Junta de ASA. Izaskun Gallo, arquitecto, socia de ASA

Mesa de Trabajo 1 – SINTESIS

DB HE2 Rendimiento Instalaciones Térmicas (RITE)
DB HS3 Salubridad. Calidad del aire interior El CTE y sus aplicaciones ligadas a la Calidad del Aire Interior y sus necesidades específicas en instalaciones están excesivamente preocupadas en los problemas de contaminación del aire exterior y en menor grado en la contaminación propia del uso, ocupación y contaminación del aire interior.

Se considera que se necesitan mapas zonales de contaminación del aire exterior y que no pueden aunarse los problemas y soluciones de nuestros edificios a la peor de las situaciones de nuestras ciudades. El problema del aire exterior debe solucionarse desde medidas en el exterior. En este sentido y considerando que la ventilación puede contemplar la ventilación por medios naturales también se considera importante tener mapas de contaminación acústica locales. No debemos olvidar tampoco la contaminación acústica que nuestras actuales instalaciones suponen en los interiores de los edificios.

A lo largo de estos años se ha ido constatando los grandes consumos de energía que los actuales reglamentos suponen en la aplicación de la renovación del aire interior, sus consumos son mayores que los de climatización y en muchas de las tipologías de edificios se consideran excesivos e inadecuados. Las normas ASHRAE contemplan caudales de ventilación casi de la mitad que las del CTE. Se solicita al Código que las exigencias en cuanto a caudales dependan más de la densidad de ocupación del espacio que de la tipología del edificio.

En cuanto a las exigencias según tipologías cuesta entender los criterios contemplados en viviendas y se considera que la ventilación natural y concienciación de ésta -en nuestras latitudes- sería suficiente para garantizar la salubridad del interior. Según algunos de nuestros ponentes “el CTE debería cambiar por completo el enfoque y permitir una ventilación natural al 100% en edificios residenciales, incluso se debería cambiar el procedimiento de justificación de la normativa para facilitar que se cumplan con las exigencias de calidad del aire interior”.

En cuanto a la tipología de oficinas se contempla que existen soluciones mucho más ajustadas, desde el enfoque sostenible, que pueden garantizar la calidad del aire interior, tales como detectores de CO2 que activen sistemas; sistemas que no siempre tienen que ser centralizados, ni activados las 24 horas del día. Especialistas en sistemas de aire y termodinámica empiezan a activar nuevos y tradicionales sistemas ligados al free-cooling, la recuperación de calor (contemplado en el CTE), los filtros y otros, que suponen un ahorro importante de energía, con respecto a los sistemas actuales de mercado, más comunes. Preocupa y debe considerarse los problemas de micro-organismos y de salud que los actuales sistemas de ventilación y climatización ocasionan. ASHRAE está más preocupada por los contaminantes que puede haber en el interior del edificio que la norma española.

Los equipamientos tienen un trato especial en el CTE y muchos de ellos exigen unas renovaciones mucho mayores que en el resto de Europa, siendo nuestro clima mucho más benigno y por tanto con mayores posibilidades de intercambio con el exterior (si este se tuviera en consideración).

La incompatibilidad entre la necesaria ventilación y el confort del interior tienen puntos muy cuestionados, como por ejemplo son las rejillas de ventilación que entran en contradicción con la estanqueidad exigida.

Como ya se documentó en el análisis que ASA presentó hace unos años sobre el “CTE desde la sostenibilidad y la transversalidad”, los códigos y reglamentos no pueden resolverlo todo y los técnicos son los responsables de documentar los sistemas y dar las soluciones que consideren más adecuados a los requisitos exigidos. La excesiva precisión en soluciones acaba siendo un problema cuando los responsables de la administración pública deben dar su aprobación al proyecto, finalmente todo depende excesivamente del control de terceros, cuando debería depender de las garantías del prescriptor.

Se constata que actualmente la sociedad va mucho más rápido que la normativa y que por tanto la innovación es un aspecto de nuestros tiempos y así debe considerarse en la descripción de nuestros códigos.

Desde el punto de vista de los técnicos garantes de los proyectos y obras se exige la responsabilidad del usuario en el funcionamiento y uso del edificio.

Mesa de Trabajo 1 – SINTESIS

DB HS2 Recogida y evacuación de residuos
DB HS4 Suministro de agua
DB HS5 Evacuación de aguas

Se considera que hay suficiente información sobre climatología y pluviometría como para que los técnicos puedan resolver las necesidades. Preocupa mucho un exceso de regulación y se es consciente que existen microclimas que pueden influir en las soluciones necesarias, pero que deben depender del proyectista y sus colaboradores.

Sobre el suministro de agua y las posibles regulaciones en el uso del agua se opina que es mejor incentivar el ahorro, potenciar el uso racional por parte del usuario, así como penalizar en las tarifas el consumo excesivo, que regularlo en exceso.

En cuanto a la reutilización de aguas grises estamos en un momento muy complicado, en cuanto a que, antes que en los edificios, se debería avanzar en las redes de recogida de agua separativa pública a nivel municipal. En cuanto al edificio parece más razonable avanzar en una buena recogida de agua de lluvia para usarlo en el sistema de riego del edificio, incluso a nivel municipal (en parques y jardines), que exigir sistemas que todavía tienen que poder ser implementados de una forma lógica y de futuro.

Sobre los sistemas de drenaje se propone obligar a reutilizar el agua que se obtenga del drenaje y dar preferencia al uso de sistemas pasivos frente a las bombas. La sencillez y el sentido común que tenían las NTE debería recuperarse y actualizarse. Debería evitarse un exceso de regulación. Aparece un aspecto nuevo que debe empezar a contemplarse en nuestros proyectos, debería urbanizarse, en el ámbito privado y público, con sistemas drenantes, que favorezcan la recuperación del agua a su estado natural.

Acerca de la rehabilitación y la recogida de residuos: el CTE debería ser más prestacional que prescriptivo.

Mesa de Trabajo 3 – SINTESIS

DB HS Salubridad. TRANSVERSALIDAD Y SOSTENIBILIDAD

Se considera que ha existido un gran avance en el Documento Básico HE y que su actual reglamentación es más prestacional y menos prescriptiva que la anterior. Los miembros de la mesa 3 consideran que debería poderse analizar todos los Documentos Básicos del CTE con la misma orientación.

Preocupa mucho cuando se obvia la complejidad en los reglamentos y se quiere simplificar en base a prescripciones.
“Se recuerda que en el CTE se habla de que irán apareciendo documentos de reconocido prestigio para ampliar determinados aspectos y a día de hoy todavía no hay ninguno”. Se quiere remarcar la importancia de recopilar la experiencia en guías de trabajo que puedan servir de apoyo para quién las pueda necesitar, pero sin contemplar nunca que son soluciones cerradas.

Se insiste en confiar en los técnicos de proyecto y sus responsabilidades.

Se constata la dificultad y la incomprensión de los técnicos municipales, que no basan su control en la prestación sino en lo que estrictamente redacta la norma, en este mismo sentido se remarca la dificultad de trabajar con las octs que encarecen las soluciones, por querer garantizar una seguridad absoluta, insostenible e inviable.

Preocupa que no exista una actividad mayor por ir ajustando todos los documentos básicos a su sostenibilidad y su transversalidad, se cree que actualmente aplicar el CTE “acaba siendo más insostenible que no aplicarlo”.

Existe una sensación de que muchos profesionales no entienden los objetivos actuales del CTE y que deberían más claros en este sentido, así como que las normativas cuanto más rígidas más obstaculizan el progreso técnico.

“ASA se debería ofrecer como colaborador para conseguir un CTE sin contradicciones, transversal, sostenible y prestacional” .